¿ACLARAMIENTO DENTAL: REALIDAD O FICCIÓN?

TERCERA PARTE

Al igual que cualquier otro tratamiento odontológico los tratamientos de aclaramiento dental deben cuidarse y mantenerse para prolongar sus resultados el mayor tiempo posible. Concientizar al paciente acerca de cómo conservar el tono final hará que los objetivos alcanzados perduren.

¿Qué tipo de alimentación debería llevar el paciente?

Podría ser una pregunta exclusiva del consultorio de un nutriólogo o médico pero saber qué tipo de alimentos ingiere el paciente es de vital importancia. Durante el tratamiento de aclaramiento dental la superficie del tejido podría ser más susceptible a la recepción y acomodación de cadenas moleculares complejas de pigmento debido a factores como cambios en el pH de la boca, flujo salival y pérdida de agua del diente a tratar por lo que debe recomendársele al mismo la no ingesta de productos naturales o artificiales que puedan pigmentar la superficie.

Como todo tratamiento gran porcentaje del éxito radica en los cuidados posteriores al mismo y para este caso los alimentos no son la excepción. Bebidas como café negro, gaseosas oscuras, jugos anilinados, té e inclusive algunos suplementos alimenticios y nutricionales pueden entorpecer el resultado final al igual que algunas frutas como cerezas, frambuesas o moras tampoco serían muy sugeridas por su alto contenido de agentes pigmentantes naturales.

Ventajas y desventajas de un tratamiento de aclaramiento dental

Sin duda alguna la mayor ganancia después de un tratamiento con peróxidos es emocional. El paciente sentirá que su autoestima sube al encontrarse de nuevo con su color “original” y querrá conservarlo por varios años más. Suele ser motivacional también para aquellos que se encuentren en procesos de abandono del cigarrillo o de cualquier otro hábito que haya generado la pérdida de color. Inclusive suele ser un trampolín para que el paciente inicie con nuevos hábitos saludables como los referentes a la alimentación o la actividad física.

Desafortunadamente existe la contraparte de este tipo de tratamientos y es la alteración de la biología normal de un diente. Numerosos estudios demuestran el daño celular a corto, mediano y largo plazo que se genera con el tratamiento de peróxidos. Hipersensibilidad definitiva, pérdida de matríz orgánica e inclusive pérdida de “brillo” se ha reportado en la literatura.

Así pues el deber de todo profesional de la salud es el de hacer llegar al paciente las ventajas y desventajas de cada procedimiento para discutir posteriormente y poner en una balanza las condiciones del mismo.

Dr. Juan Manuel Ramírez
Odontólogo Universidad Javeriana
Rehabilitador Oral CIEO

Inscribite aquí